Salsa cheddar

Esta deliciosa salsa cheddar es muy fácil de preparar y perfecta para darle un toque irresistible a tus comidas.

Esta deliciosa salsa de queso es la misma que podemos encontrar en varios restaurantes, por ejemplo: doggis, pizza hut o taco bell, que tiene multiples usos, ya que le da un toque cremoso delicioso a papas, completos o hot dogs.

¿Sabes cual es el truco para hacer esta salsa cheddar casera irresistible? es muy simple , cocinar a fuego suave y revolviendo, al preparar esta salsa queremos que la harina nos ayude a espesar la salsa (igual que en la salsa blanca o bechamel) pero para eso la harina NO debe quemarse, ni siquiera tostarse, ya que le daria un sabor totalmente diferente y obviamente usar queso cheddar real, ya que si usan otro tipo de queso (aunque quede deliciosa) sería una salsa de queso.

Se suele hacer prepararla para hacer salsa cheddar para papas fritas o para nachos, pero esta receta sirve para muchas más cosas. Sin ir más lejos a mi me encanta para armar tablas de picoteo originales y en especial para untar papas rústicas.

Dato: la paprika es opcional, ya queda un ligero picor que a muchos no les gusta, y la verdad es que su mayor función en esta receta es ayudar a darle color a la salsa.

salsa cheddar irenemercadal.com

Salsa cheddar

Irene Mercadal
Esta deliciosa salsa cheddar es muy fácil de preparar y perfecta para darle un toque irresistible a tus comidas.
Tiempo de preparación 5 min
Tiempo de cocción 15 min
Plato aderezo, Salsa
Cocina Americana, Cocina Internacional
Raciones 8 Raciones
Calorías 180 kcal

Utensilios necesarios

  • 1 batidor de mano de alambre

Ingredientes
  

  • 25 gramos mantequilla
  • 1 cucharada harina
  • 1 taza leche entera
  • 150 gramos queso cheddar picado o rallado
  • 1 cucharadita paprika
  • sal a gusto

Elaboración paso a paso
 

  • En una olla pequeña derretimos a fuego suave la mantequilla, agregamos la harina y cocinamos revolviendo enérgicamente por 3 minutos o hasta que la mezcla de "haga una bola"
  • Agregamos la leche de a poco y con el batidor de mano vamos batiendo enérgicamente para evitar que se formen grumos.
  • Cuando esté toda la leche incorporada dejamos que se cocine hasta que comience a hervir, revolviendo ocasionalmente. Probamos la salsa que no debe tener sabor a harina cruda. Agregamos el queso cheddar y la paprika, revolvemos para que el queso se derrita, continuamos cocinando a fuego suave hasta que espese. Condimentamos con sal a gusto y ¡A disfrutar!

Notas

Si quieres  usar esta salsa fría, ponla en un bowl y cubrela con papel plástico (el papel debe tocar la salsa) y dejala enfriar a temperatura ambiente para evitar que se forme una costra de salsa.

Deja un comentario

Calificación de la receta